jueves, 25 de febrero de 2010

capitulo 2




Ramiro reacciona de una forma muy violenta al saber la última voluntad de su madre.
--¡¡no eso no puede ser mamá no nos pudo hacer esto¡¡¡
Alberto trata de calmar a su hermano:
--vamos arriba... este no es el momento...
--¡¡pero es que sólo tú y yo tenemos derecho a la herencia... mamá tenía dos hijos¡¡
Teodoro interrumpe al menor de sus hijastros y dice:
--Te equivocas, el único que tiene derecho a esa herencia soy yo que para eso soy el viudo y para la ley tu madre tuvo 4 hijos y por lo tanto los 4 tienen igual de derecho. ¿No es así señor notario?
El notario hace que sí con la cabeza. Ramiro no puede ocultar su rabia pese a que su hermano le ha puesto las manos en las mejillas para que se calme:
--¡¡pero es que todo el dinero era tuyo, te lo dejo a ti papá¡¡ --Ramiro a Alberto.
Con mucha ironía Carlos dice:
--nuestro hermano Alberto mostró tener un gran corazón... él supo darse cuenta del error que cometió vuestro padre ya que todo debió ser para su viuda y ésta lo ha repartido como ha querido...
--¡¡Alberto es sólo mi hermano... sólo mío¡¡ --Ramiro.
Y Ramiro no se lanza sobre los presentes porque Alberto lo tiene bien sujeto. Carlos y Javi miran con mucha burla a Ramiro. Les cuesta no mostrar su alegría, sueltan algunas risas pero su padre con la mirada les pide calma.
--Alberto, dile a tu hermano que disimule un poco... se nota que lo único que le interesaba de mi esposa era el dinero... ¡¡debe aprender de mis hijos que ellos sí la querían de verdad¡¡ --dice el hombre con ironía y ante la burla de sus dos hijos.
A Alberto cada vez le cuesta más controlar a su hermano que ha perdido los nervios:
--¡¡tus hijos se burlaron de mi madre... a ellos sólo le interesaba el dinero¡¡
--pues no lo parece porque el único que está protestando por el dinero eres tú... A mi el reparto de la herencia me parece muy justo. Lo mejor que pudo hacer mi querida esposa que en gloria esté. Nadie te obliga a no ser tu el primero en darle el nieto a tu madre... Tu madre sabía lo que hacía, ¿para qué queréis tu hermano y tú una herencia si tal y como van a ir las cosas no tendréis hijos?
Ramiro no sabe cómo defenderse de las palabras de su padrastro y mira a su hermano:
--es que no vas a hacer nada...?
--si claro.
Alberto se dirige al notario:
--esto es todo? nos podemos retirar?
El notario asiente. Alberto le da la mano y se acerca a su hermano que está muy molesto:
--pero...
--vamos Ramiro...
Con su paternal regaño Alberto logra siempre que Ramiro haga lo que quiera. Alberto abraza a su hermano por los hombros y salen juntos. Antes de salir, Ramiro mira hacia atrás y le da mucha rabia las miradas de burla de su padrastro y sus hermanastros. Y Carlos y Javi ya se levantan para brindar pero su padre les hace gestos para que se tranquilicen. Cuando ya están los 3 solos, Carlos y Javi chocan sus manos:
--¡¡triunfamos... triunfamos¡¡ --Carlos-- ¡¡les ganamos a esos imbéciles... logramos sacarle todo a la vieja¡¡
Aunque lo que más le importa es que ellos tengan el control de todo, Teodoro no está del todo satisfecho:
--bueno... yo debí quedar como dueño de todo o almenos de una parte no sólo del usufructo.
Carlos abraza a su padre:
--venga, viejo... nosotros vamos a tener el control de todo, para esos dos no quedará ni una triste acción y nos podremos dar el lujo de echarlos a la calle... ¿es que no te pone feliz eso?
Teodoro sonríe:
--lo estoy deseando.
Javi y su hermano celebran su victoria:
--esta claro que tú vas a ser el primer en tener un hijo así que espero que no te olvides de mi...
--claro que no... cuando todo sea mío lo repartiré contigo...
Los dos hermanos chocan de nuevo sus manos.
--No nos podemos confiar, hijos.
--está claro que el primero en tener un hijo será Carlos porque para empezar él ya tiene con quien...
--Pues ponte abusivo con Vanessa. Aunque parece que todo está a nuestro favor por dinero la gente es capaz de cualquier cosa y aún esos dos nos pueden dar una sorpresa.
--si tranquilo, yo esta noche hablo con Vanessa y seguro que en un mes ya te estamos dando la noticia que serás abuelo... Muy pronto yo daré a esta familia un heredero...
--Espero que Vanessa esté de acuerdo a tus planes --Teodoro.
--claro que lo va a estar... a ella sólo le importa el dinero... Se fingió ser amiga de la vieja por eso. Nada más... ahora debe creer que lo perdió todo porque está seguro que yo me habría casado con ella sólo para que la vieja me diera dinero y no imagina que ahora más que nunca vamos a casarnos...

Mientras Vanessa, está a solas en su cuarto. Admira las joyas que ha logrado de sus amantes. Tanto Carlos como Augusto lo dan todo por ella. Se abre la puerta y entra Augusto casi desnudo. Ella se sofoca.
--¿¡que haces aquí?¡
Augusto se saca los slips y se muestra desnudo ante su amante a la vez que cierra la puerta:
--¿tú que crees?
--¡¡estás loco¡¡
--si pero loco por ti...
Y Augusto estrecha a Vanessa entre sus brazos. Y caen en la cama.
--Mi amiga está en la cocina... no podemos hacerlo...
--es que te necesito... Valentina cuando está con su hija no tiene ojos para nadie más...
--si pero es que...
--venga... --la interrumpe con sus besos-- yo sé que te gusto, que aunque te acuestas con ese riquillo el que te mueve el piso soy yo...
Y Vanessa y Augusto están apunto de hacer el amor. Ella aún se resiste:
--pero mi amiga...
--no tuviste escrúpulos para meterte en mi cama.
Y Vanessa mira al marido de su amigo con deseo:
--es que tu también me vuelves loco a mi.
Y los dos fornican como bestias a pesar que tienen que gritar por dentro.

Mientras, Ramiro y Alberto se han refugiado en la biblioteca. Alberto le ha puesto una copa a su hermano. Le pone la mano sobre los hombros:
--estás más tranquilo?
--¡No puedo estar más tranquilo cuando mamá cometió esa injusticia con nosotros¡¡
Alberto mira a su hermano regañón:
--calma.. dinero es dinero... Si tanto criticas a nuestros hermanos...
--¡no son nada nuestros¡ Sólo tú y yo somos hermanos...¡¡ --lo interrumpe el jovencito.
Alberto acaricia a su hermano con cariño:
--bueno... no importa... pero dinero es dinero y eso no es más importante que nuestra madre muerta... Me duele mucho que te estés peleando por dinero...
--¡¡es que ese patrimonio que ahora se van a quedar eso es tuyo...¡¡ ¡¡no es justo...¡¡
--tampoco fue justo que papá me lo dejara todo a mi...
--si pero...
Alberto no deja seguir a su hermano:
--pero nada... el dinero no da la felicidad...
Ramiro solloza, le duele perder la casa en la que tan feliz ha sido con su madre y le da rabia.
--¡¡pero es que no tenemos nada... nos echaran de la casa, de la empresa...¡
--ni modo... yo no voy a tener un hijo...
--yo tampoco... ¡¡maldita sea¡¡
--pues a sabes lo que toca...
--¿y tendremos que resignarnos a quedarnos en la calle?
Ramiro se derrumba:
--¿porqué mamá nos hizo esto?¡¡Mamá sabe que por culpa de esas paperas soy estéril ¿porqué me humilló de esta manera...¡¡?? ¡¡fue casi como regalarle la herencia a esos dos porque tú te niegas a volver a casarte¡¡
Alberto pone su mano en el cuello su hermano abrazándolo:
--tenemos dos manos para empezar de nuevo... yo tengo mis ahorros, además tenemos tiempo para buscar un lugar más económico dónde vivir...
--¡¡pero es que está es mi casa... yo no me quiero ir¡¡
--tú sabes que no podremos quedarnos... somos dos familia y lo lógico es que se quede sola uno...
--Mamá los quería más a ellos... Carlos está apunto de casarse con Vanessa, es evidente que él será el primero y mamá lo sabía... ¿porqué no nos aseguró el futuro y más teniendo en cuenta que jugaba un dinero que no le pertenecía, que era tuyo?
--Ya hermano... no quiero que vuelvas con eso nunca más... Ese dinero era de mamá porque yo así lo quise... tienes razón, debí haberte dado una parte a ti pero ni modo... tampoco pasa nada...
--a mi no es el dinero lo que me importa... pero Teodoro se casó con mamá por dinero y esos dos...
--ya olvida el rencor --dice Alberto interrumpiendo a su hermano-- a ti te consta que mamá estaba dolida con nosotros, que últimamente decía que sólo Carlos le daba alegría pero eso no quiere decir que no nos quería... Yo no me pienso volver a casar y todos lo saben y tú... No es ningún secreto que tus amantes es siempre una mujer mayor que nuestra madre, una mujer que tampoco te hubiera dado un hijo...
Ramiro defiende a la mujer que ama por encima de todo:
--¡¡Mis gustos sexuales no tiene nada que ver con esto¡¡
--claro que si, si a ti te hace feliz pues yo también lo soy pero tú también comprende que a mamá no le sentara bien...
Ramiro mira a su hermano lloroso:
--entonces nos hizo esto por rabia?
--te gusto o no ella nos consideraba a los 4 sus hijos y se quiso asegurar el nieto que tanta ilusión le hacía. Nos tendremos que resignar.

Mientras, aprovechando que su hija se quedó tranquila haciendo la tarea, Valentina se acerca al cuarto de su amiga.
--¡¡Vanessa...¡¡
Le sorprende que la puerta esté cerrada.
--¿Vanessa, qué pasa?
Y Augusto y Vanessa han tenido que interrumpir su sesión de sexo y se miran asustados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario