jueves, 25 de febrero de 2010

capitulo 20




Ramiro se ha situado en un árbol justo detrás de los dos amantes. Se escucha todo y ellos no le ven. Alberto y David frente a frente. La mirada de Alberto es dura y lastima a Alberto. David le habla con pena.
--no me mires así... no me tengas miedo...
--¡me das asco¡¡
--es cierto que desde que salí de aquí he pasado más tiempo en la cárcel que fuera... me acostumbré a las buena vida y robé para dármela...
--¡¡A mi que hayas salido de la cárcel me da igual o almenos no es lo más importante.¡¡te han pagado por acostarte conmigo¡
Ramiro desde su escondite no puede creer lo que está escuchando.
--¡¡no lo pude rechazar... era una oferta muy tentadora...¡ ¡¡cobrar por algo que me encanta hacer y a ti también te guste acostarte conmigo. No lo niegues...
Alberto llora:
--¡¡no no solo me gusta acostarme contigo... yo estoy enamorado de mi
Ramiro se ha quedado impactado. Sale del árbol y con lágrimas en los ojos dice:
--¿¿qué dijiste hermano?
Alberto cierra los ojos. LLora. Siente un puñal que se le clava en el alma. Su peor pesadilla se ha hecho realidad. David mira a Alberto con pena. Se lleva las manos a la cabeza. Él no quería que pasara todo esto.

Por otro lado, Valentina está en casa de Vanessa discutiendo con su marido. Augusto trata de explicarle como son las cosas pero ella no quiere hablar.
--¡¡voy a llamar a la policía¡
Augusto es muy violenta con ella.
--¡¡soy el padre¡¡
Valentina golpea en con los puños el pecho de su marido. Está desesperada.
--¡¡quiero a mi hija, quiero a mi hija¡
Augusto zarandea la mujer:
--¡¡Vanessa necesita un hijo y tú se lo darás, ella te pagará muy bien...¡¡
--¡¡estáis locos... yo jamás renunciaré a un hijo mío¡
--¡¡no será tu hijo ya que el ovulo será de Vanessa¡¡ ¡¡tú no serás nada de ese bebe... sólo el vehículo gracias al cual todos nos haremos ricos...¡
Valentina está escandalizada por la propuesta de su marido.
--¡¡nunca...¡
Se lanza al teléfono para llamar a la policía pero Augusto lo arranca. Valentina llora. Si va a la puerta su marido se le adelante, si quiere ir a la ventana la estira del pelo.
--¡¡estate quieta, perra...¡¡ ¡¡tú no te vas a mover de aquí hasta que estés preñada¡¡
Valentina cae de rodillas.
--¡¡quiero a mi hija, quiero a mi hija...¡¡
Augusto agarra del cuello a su esposa:
--¡¡ya deja de llorar, por eso no te aguanté nunca y me tuve que buscar una amante, una mujer de verdad...¡¡
--¡¡te odio¡
--¡¡y tú a mi me das asco¡
--¡¡me voy a divorciar de ti...¡¡
--¡¡y yo voy a sacar del país a tu hija y la voy a abandonar en un país pobre dónde nadie la pueda ayudar, dónde tenga que vivir en la calle...¡¡ ¡¡dónde nunca la va a encontrar y acabe convertida en prostituta...¡¡
Valentina en el suelo llora retorciéndose de dolor. Se abre la puerta.
--¡¡mi hija, mi hija¡
Es Vanessa sola. Valentina se enfrenta a ella.
--¡¡donde está mi hija??
--¡¡está bien...¡
Valentina bofetea a Vanessa:
--¿¿¡porqué me has hecho esto, perra?¡
Augusto tira del pelo a su esposa y la empuja al suelo:
--¡¡escucha bien, te lo he explicado muchas veces...¡¡
Vanessa se acerca a ella:
--Necesito un hijo de Carlos para cobrar una herencia pero no puedo tener hijos, no dentro de mí... Sé que por las buenas nunca me regalarías un hijo de tu vientre, por favor si tú me ayudas yo te juro que a tu hija no le va a pasar nada...
Valentina en el suelo llora rota de dolor. Vanessa se arrodilla y la acaricia:
--a tu hija no le va a pasar nada si te embarazas del hijo de Carlos...
Valentina mira a su amiga llorando:
--No me puedes pedir que renuncie a un hijo para salvar a mi hija...
--pero es que no será tu hijo, será mío..
Augusto es muy agresivo:
--¡¡ahora mismo llamo a mi contactos y sacaremos a la niña del país¡¡ ¿¿¿eso es lo que quieres??
Valentina está deshecha.

Ramiro no pasa su mejor momento. Ha sufrido un fuerte impacto al saber que su hermano es homosexual. Está pálido. Alberto llora trata de acercarse a su hermano. Lo quiere acariciar:
--hermano, yo te puedo explicar.
Ramiro rechaza las caricias de su hermano. Le golpea la mano.
--¡¡no puedo creerlo¡
Pero no habla con rabia sino con dolor, con una decepción muy grande.
--Yo esperaba que pudieras entenderme... Yo te quiero tanto hermano...
Ramiro sigue rechazando a su hermano. Está horrorizado. Se lleva las manos a la cabeza.
--¡¡no me puedes pedir que acepte esto...¡
Alberto mira dolido a su hermano:
--siempre he vivido con el miedo de perderte, hermano... ¿¿qué importa quien esté en mi cama? ¡somos hermanos y eso debe estar por encima de todo...¡
Ramiro mira a los dos amantes y le espanta imaginárselos en la cama. Está muy alterado. Los señala a los dos.
--¡¡Yo no puedo aceptar esto... no es lo normal... lo natural...¡
A David le duele mucho ver sufrir a su amante, se dirige a Ramiro:
--¿¿y quien ha dicho eso?¡¡ ¡¡homosexuales hemos habido en todas las épocas...¿porque uno es lo natural y lo otro no?
Ramiro mira con desprecio a David y dice a su hermano con rencor:
--¡¡dile a tu amante que se largue, que no lo quiero volver a ver...¡¡
Alberto mira con rencor a David:
--¡¡no tienes nada que hacer aquí, recoge tus cosas y largo¡
--Yo sólo te quería ayudar...
--¡¡has destruido mi vida... deberías haberte podrido en la cárcel de la que te sacaron y espero que te regresen muy pronto...¡¡
--lo entiendo --dice David triste-- pero no puedo arrepentirme de haber vuelto porque me la he pasado muy bien. Ha sido muy bonito volver a estar contigo, a sentir querido pero no quería lastimar...
David habla en medio de las miradas de rabia de los dos hermanos. Ramiro no dice nada. Sí Alberto.
--¡¡te odio...¡¡
David lo mira con pena:
--lo siento...
--¡¡Vete¡
A Alberto le duele mucho perder a David pero en ese momento su único interés en que su hermano no lo siga mirando como si fuera un monstruo. Al pasar por el lado de Ramiro, David le dice:
--sé comprensivo con tu hermano... él te quiere mucho, ha temido tanto este momento...
--¡¡vete al diablo¡¡
David se aleja, mira de reojo a Alberto que lo ignora por estar preocupado por su hermano. Alberto acaricia a su hermano que lo vuelve a rechazar y lo mira con dureza. Con el alma destrozada, Alberto le suplica:
--¡¡no me hagas esto hermano... papá y mamá me hicieron sentir una basura... no me hagas tu sentir igual...¡¡
--¿¿ellos lo sabían?
--claro nos sorprendieron a David y a mí... papá me trató tan feo...
--¿y porqué te lo dejó todo a ti? No entiendo... Yo sí recuerdo que pareciera que te odiara por eso no entiendo porque hizo eso...
--David se alejó de mí porque le pagaron...
--¿eso fue? Papá te pagó para que no fueras gay? ¿¿¡te casaste por eso?¡
--¡¡no¡¡
--¡¡entonces di¡ ¡¡porqué no entiendo nada...¡¡
--es mejor que no lo sepas...
Ramiro está muy alterado:
--¡¡pues no me pidas que te comprenda si no conozco toda la historia...¡
Alberto mira a su hermano con ternura:
--no te quiero lastimar más...
--¡¡ya no soy un niño...¿¡¡por un demonio??¿¿¿es que te hicieron algo papá y mamá?¡
Alberto mira lloroso a su hermano. Le duele mucho recordar el pasado y más que se vuelva a repetir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario