viernes, 26 de febrero de 2010

capitulo 22





Alberto está haciendo su maleta. Ramiro está con él.
--no te vayas...
--entiéndeme, no puedo vivir con esos dos después de lo que me hicieron...
--pero es que yo siempre he estado contigo... Eres lo único que tengo...
--Vente conmigo, encontraremos un departamento dónde vivir...
--Yo te quiero mucho pero no me puedes pedir esto. Yo no puedo dejar mi casa, no quiero. Además sería como darles la batalla por vencida...
--Ya la vencieron... Carlos tendrá pronto un hijo y en todo caso el heredero no será ni tuyo ni mío...
Ramiro sonríe con melancolía:
--a mi me encantaría que tuvieras un hijo...
Alberto lo mira regañón:
--ya, no empieces...
Ramiro mira con cariño a su hermano:
--no te confundas, no lo digo por la herencia...
--¿ah no? --dice sin creerlo.
Ramiro se ríe un poco molesto:
--No, claro que no... Me duele mucho pensar que no voy a tener sobrino...
--pero algún día podrás tener hijos, aunque sea adoptados...
--No lo creo, la mujer que me gusta no me pela...
--ya olvida esa mujer casada...
--Si tendré que hacerlo pero lo que te iba diciendo, ¿te das cuenta que nuestra sangre morirá en nosotros?¿no te da pena? Ya que yo no podré tener un hijo pues me haría ilusión ver correr por aquí un pequeño Albertito, mi sobrino, un bebé que sea una parte tuya pero también mía...
Alberto acaricia a su hermano:
--lo siento pero no puedo hacerlo.
--pues ni modo...
Los dos hermanos se abrazan. Muy triste Ramiro mira como su hermano cierra la maleta. Luego él se la lleva. Los dos hermanos bajan las escaleras juntos. En la sala está Carlos bebiendo con su padre.
--¡¡esto si que es una sorpresa...¡ ¡¡Mi hermano Ramiro y mi hermana Alberta se van de la casa...¡ --irónico.
Ramiro suelta la maleta:
--¡¡¿¿a quien insultas, imbécil¡
--¡¡al maricón ese que está a tu lado¡¡¿¿o es que los dos son maricones? ¡¡seguro que sí y hasta hacen sus cosas juntos...¡¡
--¡¡te voy matar¡ --Ramiro.
--¡¡maricona¡ --Carlos.
Los dos hermanastros se miran con odio y no se enfrentan porque a Ramiro lo sujeta su hermano y a Carlos su padre.
--¡¡suéltame¡ --dice los dos.
--No, no merece la pena que te ensucies las manos con estos dos... --Alberto.
A Teodoro le cuesta mucho controlar a su hijo:
--no estropees las cosas... cállate --le susurra al oído.
Pero Carlos no se calla y con mucho odio le dice a Alberto:
--¡¡maricon, vete y no hables con las personas normales¡
Ramiro y Carlos sujetados por su hermano y padre se insultan hasta que Teodoro dice:
--¡¡basta ya, hijo¡
Carlos se calla. Mira a su padre sorprendido.
--¿¡qué?¡
--¡¡me da vergüenza ser tu padre...¡
--¿de qué hablas?
--¡pídele perdón a tu hermano...¡¡
--¡¡yo no voy a hacer eso¡
Carlos le susurra a su padre al oído:
--¿estas loco?
Al oído Teodoro le dice:
--no, no quiero enfrentarme a él hasta que nuestro heredero esté en camino...
Pero Carlos no está dispuesto a lo que para él es una humillación y deja la sala muy enojado. Pero le da tiempo de ver como su padre sí se humilla ante sus hermanastros algo que le da mucha rabia.
--perdona a mi hijo, no sé que hacer con él...
--Ya da igual, olvida el teatro, yo me voy... --Alberto.
Ramiro lo mira con odio:
--yo me quedo...
A Teodoro le da igual si Ramiro se va o se queda. Él no es rival, él aunque quisiera no podría tener un hijo. Se acerca a Alberto y con un falso cariño le dice:
--quédate hijo...
Alberto mira a Teodoro :
--¡¡me das asco...¡¡
Cuando los dos hermanos se van, Teodoro está furioso. Carlos entra aplaudiendo.
--¡¡te has humillado por nada....¡
--¡¡tú sólo no haces más que estropear las cosas...¡
Carlos está muy molesto.
--Esto que me has hecho no te lo voy a perdonar nunca...
--¡¡es que eres muy imposible.... Nos conviene tener a Alberto en la casa para controlarlo. Ahora no sabemos lo que va a hacer...
--¡¡es un imbécil... no hará nada...¡
--Está muy herido, a mi sí me da miedo que nos haga alguna mala jugada.
Carlos se ríe de su padre:
--¡es maricón... el cerebro no le da para más¡¡
Carlos no quiere seguir escuchando a su padre y empieza a beber.

En el jardín, Ramiro y Alberto se dan un abrazo de despedida.
--cuídate...
--¿estarás bien?
--si, seguro... Cuando esté instalado te aviso...
Se vuelve a abrazan. Nunca se han separado y los dos están muy tristes. Se acarician, se besan. Alberto se mete en el auto. Los dos se miran con tristeza y se va. Ramiro está furioso. Carlos se le acerca burlón:
--porqué no te vas con el maricón de tu hermano...?
Ramiro se tira sobre su hermanastro y empieza una dura pelea. Javi los ve pero como está ganando Ramiro no hace nada. Deja que se desahogue. No tardan en separarlos los empleados. Ramiro casi no está lastimado.
--¡¡voy a acabar contigo y con el maricón de tu hermano...¡¡ ¡¡no voy a parar hasta vete fuera de la casa...¡ --Carlos lleno de rabia.
Los dos se miran con odio. Ramiro sube a su cuarto. Abajo Carlos regaña a Javi por no haberlos separado. Éste miente y asegura que fue a buscar ayuda. Teodoro se dirige a él:
--¡¡esto no importa... Carlos, te prohíbo que hasta que Vanessa no esté embarazada te enfrentes a ellos¡
Carlos se va a su cuarto furioso. Luego Teodoro mira a su hijo Javi:
--¡¡y piensa tu en quien puede darte un hijo por si acaso¡
Javi no escucha a su padre y lo deja hablando solo y muy furioso. Ramiro se tumba en su cama. Está muy triste. La casa sin su hermano está muy vacía. Le da por pensar en Valentina.
--¿¿qué estarás haciendo ahora?¿pensará en mi?
Su corazón late por esa mujer.
--¿será una mujer feliz?
Le atormentan los celos al saber que tiene marido y nunca será para él.

Días después... Carlos llega a su casa con mala cara. No ha pasado buena experiencia.
--¿¿qué tal? --Teodoro .
--ya me han sacado el esperma...
--¿y entonces? ¿ya Vanessa está embarazada?
--No, hay que esperar sus días fértiles... aunque posiblemente necesite repetir la inseminación varias veces... ¡¡aunque yo no¡¡ ¡¡por lo que he pasado hoy no lo volvería a pasar...¡
Teodoro se golpea los puños:
--¡¡maldita sea... ya es mala suerte que la mujer que elegiste no te pueda dar hijos de una forma natural...¡
--bueno en realidad me la eligió tu esposita...
--¡¡esa vieja no sabe hacer nada¡ --dice con desprecio Teodoro .
--aunque sea de un método raro... se quedará embarazada...

Vanessa está llegando a su casa. Ahí tiene Augusto a su esposa encerrada en un cuarto. Amarrada. Al entrar se encuentra con Alberto que sale del departamento de al lado al suyo..
--¿¿qué haces aquí? --le pregunta él.
--Tengo un piso alquilado aquí...
--vaya, ya es mala suerte haberme mudado aquí...
--vives aquí...?
--sí espero no volver a verte...
Alberto deja el edificio. Vanessa es recibida por su amante.
--tu amigo se portó... pero tienes que convencer a Valentina... Tenemos que hacer ya la inseminación...
--yo me encargo...
--¿sabes quien vive aquí? Mi cuñado Alberto...
--¿el maricón?
--Si, es bueno que viva aquí así lo vigilas... No nos conviene que se le acerque algún descarado como David... El otro nos iba bien porque no quería que tuviera un hijo, imagina que conoce un sinvergüenza que lo enamora para lo contrario...
Los ojos de Augusto brillan de ambición:
--es cierto un hombre lo podría enamorar y convencerlo para tener un hijo con otra...
Vanessa no se da cuenta del interés de su amante:
--si si tu fueras gay seguro que lo harías...
--si seguro lastima que me dé asco estar con un tío...
--bueno, yo te daré todo lo que me pidas...
Vanessa lo besa pero él solo tiene pensamientos para lo que se le acaba de ocurrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario