jueves, 25 de febrero de 2010

capitulo 5



Augusto entra en la cocina, ya se ha vestido. De muy malas manera le dice a su esposa.
--¡¡¿y mi comida? ¡¡tengo hambre...¡
María Teresa mira a su padre con miedo, se esconde detrás de su madre. Valentina es muy cariñosa con su hija.
--mi amor, vete a la habitación, que yo tengo que hablar con tu papá...
La niña no se lo hace repetir. Valentina se enfrenta a su marido:
--¡¡que sea la última vez que me gritas delante de mi hija¡¡
Augusto da un golpe en la mesa con odio:
--¡¡tú a mi me respectas que para eso soy el hombre...¡¡
--¡¡pero no el que lleva el dinero en la casa...¡ ¡¡¡ese dinero lo gano yo y tú te lo gastas en ves a saber qué...¡¡
Augusto levanta la mano a su esposa:
--¡¡cállate y prepárame la comida...¡¡ ¡¡esa es tu obligación...¡¡
--¡¡y tus obligaciones son cuidarnos a mi hija y a mí¡¡ ¡¡por tu culpa nos hemos quedado en la calle...¡¡
La niña está llorando en su cuarto al oír discutir a sus papás.
--¡¡no seas malagradecida, no te has quedado en la calle...¡
--¡¡pero no ha sido gracias a ti...¡¡
Augusto todo lo arregla con gritos y con golpes:
--¡¡se acabó este asunto... yo soy el que llevo los pantalones y no tengo que dar explicaciones¡¡
--¡¡sí si pierdo mi casa¡¡
--¡¡ya tu dinero está bien invertido, dentro de poco te lo devolveré y con intereses así que deja de fastidiar y haz lo que tienes que hacer...¡
--¡¡esto se acabó... quiero el divorcio...¡¡
Augusto se pone como loco:
--¿¿qué dijiste?¿¿qué dijiste?
Augusto agarra a su esposa del cuello:
--¿¿y que crees que yo de imbécil te voy a dejar libre para que te acuestes con otro?
Valentina casi no puede respirar:
--no tengo a otro... te juro...
Él le aprieta el cuello con fuerza. No le deja acabar la frase.
--¡¡as mujeres sois unas perdidas...¡¡
la suelta, Valentina tose.
--¡¡eres un bruto...¡
Con mucho odio, el hombre dice:
--¡¡si tú me dejas yo me voy con tu hija y no la veras nunca...¡¡
Perder a su hija es lo que le da más miedo a Valentina:
--¡¡no, mi hija no...¡
Augusto sabe que así la domina:
--si tú me dejas, no podrás vivir tranquila... tu hija desaparecerá y tu no sabrás si está viva o muerta...
Valentina golpea a su marido en el pecho;
--¡¡no te metas con mi hija...¡¡ ¡¡no te metas con mi hija¡¡
Augusto agarra de las muñecas a su esposa. Le da un empujón:
--¡¡también es mi hija y si no cumples con tus obligaciones como mi mujer¡
Valentina llora. Augusto se siente poderoso. Se ríe.
--¡¡ya ponme la comida, mujer...¡
Augusto es muy agresivo, Valentina agacha la cabeza y le sirve.

En la noche, Vanessa está en casa de Los Torres-Alcantára. La recibe Carlos.
--bienvenida a tu casa...
--¿Mi casa?
--Si, el primero que tenga un hijo de los 4 hermanos se queda contigo...
--¿ah sí...?
Carlos le muestra un anillo y se lo pone en el dedo:
--¡¡nos casamos en una semana...¡¡
Vanessa no dice nada, sonríe de ambición. Augusto es el primero en celebrar la noticia. Bajan Alberto y Ramiro que no sabía que tenían visita. Muy abrazado a su futura esposa, Carlos les dice burlón:
--par de perdedores... Me caso... ¿No me vais a felicitar?
Carlos sonríe triunfante. Ramiro miro con odio a los presentes. Va hacia atrás. Alberto con él. Ramiro da golpes con la cabeza en la pared.
--¡¡maldita sea... maldita sea¡¡ ¡¡ese maldito se va a salir con la suya...¡¡
Alberto acaricia a su hermano muy fraternalmente. Sólo él logra calmarlo. Le pone las manos en las mejillas:
--no te hagas mala sangre... Voy a buscar un departamento para los dos... Lo mejor será que nos mudemos enseguida...
--¡no, yo no me voy de aquí hasta que me echen...¡¡
--¡¡pero es que no es bueno tanto rencor...¡
--¿en serio no vas a hacer nada? tú si podrías luchar contra él, tú sí puedes tener hijos...
--Bueno en realidad quien sabe pero en todo caso no me daría tiempo...
Ramiro se golpea los puños. Siente mucho odio:
--¡si yo no fuera estéril te juro que me acostaba con quien fuera pero que tenía un hijo lo tenía...
--¿serías capaz de tener un hijo solo por dinero? --le reprocha Alberto.
--bueno, tampoco me mires como si yo fuera un monstruo...
--El dinero no da la felicidad y no entiendo porque estás tan obsesionado...
--¡¡no es eso, es que me da rabia que salgan con la suya...¡¡
Alberto acaricia a su hermano con mucho cariño:
--el rencor es muy malo. No quiero que te amargues y menos por dinero... Lo que más quiero es que tú sí seas feliz... que almenos uno de los dos sea feliz... Carlos se quedará todo el dinero pero no será nunca feliz.
Hay una gran tristeza en los ojos de Alberto.
--Nunca me vas a decir qué es lo que te ocurre...?
--¿de qué hablas? Lo sabes todo de mí...
Ramiro mira a su hermano fijamente para tratar de leer su alma:
--¿en serio? ¿y porque siento que siempre me ocultaron algo?¿qué es? Nunca me vas a decir?
Alberto no soportaría que su hermano también lo despreciara por ser gay. Eso es un secreto que no piensa compartir con él ni con nadie. Fuerza una sonrisa. Le da un golpe en el hombre por cariño:
--venga, que te invito a cenar...
Los dos hermanos se van muy contentos.

Mientras Valentina está muy tensa. Mira con asco a su marido en la cama. Augusto está desnudo, mira a su esposa con cara de depravado. Valentina se va a tomar la píldora anticonceptiva. Con mucha violencia, Augusto le agarra el bote y lo tira al piso:
--¡¡basta ya... ya he esperado mucho... tú me vas a dar el machito que merezco¡¡
Valentina se levanta para buscar las pastillas pero Augusto se le tira encima.
--¡¡ay Augusto, déjame...¡¡ ¡¡así no...¡
Augusto la besa pero ella trata de rechazarlo.
--¡¡no, quiero... no quiero...¡¡
Augusto la hace prisionera de su cuerpo, ella trata de rechazarlo pero él se clava en ella a la fuerza. Valentina grita de dolor. Llora de rabia. La pequeña María Teresa se tapa los oídos con la almohada. Después, mientras que Augusto se fuma un cigarro satisfecho, Valentina está de espaldas a él. LLora. Él la trata con desprecio:
--¡¡ya deja de llorar que yo no tengo la culpa que seas frígida...¡¡
Valentina se siente muerta por dentro al lado de un hombre al que ya ve como un monstruo.

Un par de días después, David ingresa en prisión. Es algo a lo que ya está acostumbrado. En seguida se acerca a sus contactos para sobrevivir. Mientras Alberto se desahoga en solitario como cada día, en la cárcel, David se lo pasa de lo lindo en las duchas con 4 presos. Todos están con todos. Se comportan como bestias.

15 días después, todo está listo para la boda de Carlos y Vanessa. Se celebra una fiesta discreta en la casa para guardar las apariencias. Alberto y Ramiro salen de la casa antes que empiece todo. La novia llega antes de tiempo. Lo hace junto a Valentina que va de la mano de su hija. La triste mirada de Valentina impresiona a Ramiro. La mira fascinado. Las chicas ignoran a Ramiro, Alberto se dirige hacia el auto. Ramiro se queda ahí, de pie mirándolas fascinado. Alberto se ha quedado hablando solo. Cuando se va a meter en el auto se da cuenta que su hermano se ha quedado unos metros más allá. Lo llama pero Ramiro está fascinado mirando a Valentina. Es algo que le sorprende a Alberto aunque le gusta. Nunca vio a su hermano mirar así a una mujer.
--¿te gusta esa mujer...?
--bueno... --su corazón late con fuerza por ella aunque le gustaría rechazarla por formar parte del círculo de Vanessa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario