viernes, 26 de febrero de 2010

capitulo 21






Ramiro está muy angustiado. Está cansado que se le oculten cosas y quiere saber todo lo que pasó con su hermano.
--Papá nos corrió de la casa a los 3..., a mamá, a ti y a mi...
Esto lastima mucho al chico:
--¿¿papá me echó de la casa??
Alberto acaricia a su hermano. Ramiro necesita esa caricia y no lo rechaza. Aunque a Alberto le duele la tristeza de su hermano le calma ver que no lo rechazó.
--siento haberte lastimado, yo quería que guardaras un buen recuerdo de nuestros padres...
Ramiro mira a su hermano lloroso:
--¿¡qué más pasó?¡
--bueno no hay mucho más, papá me obligó a casarme para no echarnos y como ya con lo de las paperas se imaginaba que no ibas a tener hijos pues me dejó la herencia con la esperanza que yo tuviera hijos. A mi no me interesó la herencia, por eso se la di a mamá tu eras un niño y no pensé en que no te lo dejaría a ti.
--por eso siempre tan triste... ahora entiendo tanto...por eso mamá hizo eso en su testamento, porque te quiso hacer chantaje a ti para tratar que digamos dejaras de ser gay...
Alberto agacha la cabeza:
--lo siento no te quise fallar... Sé que no es esto lo que esperabas de mi...
Ramiro le sonríe. Le acaricia la barbilla muy fraternalmente. Le levanta la mirada y le da un beso en la mejilla. Alberto sonríe. Lo mira con cariño. Ramiro le da todo su amor y comprensión:
--no, no me has fallado... lo que lamento es que no me lo dijeras... ¡te sacrificaste por mi y a mi me hubiera podido gustar ayudarte...¡
--solo quiero que seas mi hermano...
Los dos se miran llorosos y se abrazan.
--¡¡te quiero mucho hermano¡ --le dice Ramiro entre lágrimas.
Alberto llora de emoción por el apoyo de su hermano.
--te quiero, hermano... gracias por aceptarme como soy...
Ramiro le sonríe:
--al igual que tú que me aceptas pese a ser un poco tonto e impulsivo...
Los dos hermanos se vuelven a abrazan. David sale con la maleta, de lejos los ve abrazados. Se va más tranquilo. El cariño de su hermano ha hecho que Alberto olvide un poco su pena por lo de David. Ramiro se muestra muy simpático y con algo de ironía le dice:
--bueno tener un hermano gay no está tan mal... ya soy moderno...
Alberto le acaricia la cabeza divertido. Los dos hermanos siguen hablando. Dan un paseo. Son muchas cosas las que David quiere preguntar.
--¿y tu esposa?¿porqué aceptó un matrimonio sin amor?
--porque me quería mucho, sabía que así me salvaba la vida... No quiero que pienses que mi dolor por la muerte de Maria Teresa no fue sincero... Fue como perder a una hermana... Ella fue la única en comprenderte...
--¿nunca has tenido nada con ella?
--NI con ella ni con otra...
Ramiro se tapa la cara con vergüenza:
--yo que hubiera jurado que estabas con Slay, más despistado no podía estar...
--no podías imaginar lo que pasaba...
--¿¿y como en estos años no me he dado cuenta...?
--ha sido la primera vez...
--de que hablas...?
--David ha sido el único hombre con el que he estado...
--¿no que se fue hace años?
--ASí es...
--No me vas a decir que has estado años sin sexo...
--ASí es...
--¿¿tanto lo amas?
--si aunque si te he de ser sincero...
Se hace un silencio. Ramiro resopla con cierto miedo.
--a ver que no sé aún... No me ocultes nada...
--mamá me tenía amenazado, se me veía con un hombre se mataba...
--eso te dijo mamá?
--Me daba horror que cumpliera su amenaza...
--por eso siempre estabas trabajando y ahora que murió pues ya eres libre...
--no sabes lo culpable que me sentí al estar de nuevo en brazos de David, sabía que era porque mamá estaba muerta...
--tú tienes derecho a ser feliz...
--papá y mamá se deben estar riendo en su tumba... David me la volvió a jugar.
--y el regreso fue...?
--Teodoro le pagó para que me tuviera controlado y se asegurara que no iba a tener hijo.
Ramiro se golpea los puños:
--¡¡maldito, lo voy a matar¡¡
Alberto agarra del brazo a su hermano para asegurarse que no vaya a pelearse con los del otro lado:
--la culpa la tiene mamá y esa maldita herencia que yo no quiero para nada...
Los dos hermanos ven de lejos a Javi que estaba nervioso. Se alegra al ver que la cosa entre los dos hermanos está bien. Se iba a ir para que no lo vieran.
--¡¡Javi¡
Es Ramiro quien lo llama.
--Ya deja en paz el rencor... Yo quiero olvidar a esa gente... Javi me ayudó, el día que tú ibas a buscar a David yo estaba acostándome con él... te quería ahorrar el mal trago... él nos había visto y no dijo nada...
Ramiro mira a Javi sin saber si estar molesto o no.
-- lo sabías des del principio... Tú tuviste que ser cómplice de tu padre pero igual no querías que yo lo descubriera... ¿porqué? –Ramiro.
--no quería que los sorprendiera... sabía que aunque pudiera aceptarlo seria un shock verlos así...
--si bueno... pues gracias... –Ramiro.
Ramiro mira a su hermano con cara de circunstancias. No le habría hecho nada de gracia verlo en eso. Alberto lo sabe y por eso le sonríe.
--¿sabias lo de David...? –Alberto.
--lo siento... Yo no te quería lastimar...
--ya no importa...
Ramiro está muy furioso:
--¡¡no puedes dejar que su hermanito se salga con la suya...¡
--yo no estoy de acuerdo con lo que hace mi hermano, pero tampoco me haría caso...
--¡¡¡Alberto, no es justo que ellos se queden con todo...¡
--a mi no me importa el dinero...
--¡¡pero es mi herencia también y yo no quiero que se la quede ese desgraciado que te ha hecho daño...¡
--A mi también me duele pensar que David va a recibir mucho dinero si Carlos tiene un hijo antes que yo pero ni modo... Yo nunca quise tener un hijo...
--Alberto deberías tener un hijo con cualquier mujer ni que sea luego para regalar la herencia pero esta gente no se pueda dar por vencida... ¡¡no dejes que David se de por vencido¡
Ramiro mira a Javi dolido y dice:
--¡¡su padre se rió de mi madre y se va a reír más de ella si nos dejan sin nada...¡¡ ¡¡por respecto a la memoria de nuestra madre no puedes dejar que hagan eso...¡¡
Javi se siente incómodo:
--yo en serio que lo siento...
Alberto es simpático con él:
--tranquilo.
Los dos hermanos quedan solos.
--ya Ramiro, no vuelvas con lo mismo. Te pareces a ellos con esa obsesión con una herencia que nos está destruyendo a todos...
--¡¡es que es el patrimonio de nuestros antepasados. Yo no puedo tener un hijo, yo no puedo luchar por esa herencia... ¡¡tú si puedes... hazlo¡ Eres muy guapo estoy seguro que alguna mujer aceptaría tener un hijo contigo...
--de poco serviría porque no me dejaría tocar...
--¡¡bueno pues les pagas...¡¿¿no te hace ilusión tener un hijo, alguien que sea de ti? Yo tengo que renunciar a eso pero ¿tú?¿porqué?
--Nunca lo había pensando... la verdad es que tener un hijo nunca fue algo que me interesara...
--¡¡pero te va a hacer ilusión, seguro y además nos quedaríamos con la herencia...¡
--no puedo tener un hijo sólo por eso
--¿y entonces nos tenemos que resignar a que el fruto de nuestro padre se reparte entre el delincuente de David y los otros sinvergüenza?
Alberto está muy dolido, muy molesto con David pero tener un hijo para cobrar una herencia le parece de más. Aunque no es ambicioso Ramiro no quiere que los otros venzan. Le da mucha rabia tener que renunciar sin luchar a la herencia de sus padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario